¿Cuándo buscar ayuda para mejorar tu relación de pareja?

PerPsicologia Lleida

¿Cuándo buscar ayuda para mejorar tu relación de pareja?

Sin el amor que encanta, la soledad de un ermitaño espanta. ¡Pero más espantosa es todavía la soledad de dos en compañía!

En el momento en que iniciamos una relación de pareja la mayoría de nuestras expectativas y deseos son satisfactorios y positivos rallando a veces el idealismo. Pasado un tiempo, la experiencia real del amor se suscribe a la cotidianeidad y es entonces cuando el vínculo de la pareja puede entrar en un proceso incipiente de deterioro que lleva al fracaso y a la consecuente separación. El pasar de un estado a otro suele ser gradual e imperceptible, por lo que en los siguientes parágrafos se señalan algunos de los signos de alerta en las relaciones de pareja.

Una vez la pareja se consolida debe asumir que ante todo “pareja” implica relación e interacción, intercambio y adaptación. Uno de los principales ejes en la pareja es mantener objetivos e intereses comunes, si estos se bifurcan o algún miembro obstaculiza las motivaciones del otro miembro el conflicto puede estallar. La divergencia en los objetivos es un signo de alerta.

Otras veces, los problemas vienen por dificultades de adaptación del ciclo vital, es decir, cambios como los que suponen por ejemplo un nuevo miembro en la familia, pérdida del trabajo o jubilación, enfermedad de un ser querido, etc. pueden llevar a situaciones en las que uno de los dos miembros no pueda empatizar con el otro o incluso, que uno mismo no pueda adaptarse a la nueva dinámica de pareja que ello implica. Que uno de los dos miembros de la relación se encuentre en una situación límite es otro signo de alerta en la relación.

La falta de comunicación o una mala calidad de la misma es siempre un problema potencial, el desconocimiento del mundo del otro conlleva a errores de suposición que concluirán con enfrentamiento. Una mala comunicación será otro signo de alerta.

La influencia ambiental de la pareja y el efecto negativo que pueda ejercer en la misma, como por ejemplo el aumento de las ausencias de uno de los miembros debido al trabajo o los compromisos sociales, el abuso de sustancias, la preocupación excesiva de uno de los miembros por otra persona/s ajenas al otro miembro de la pareja, etc. acaban siendo factores que alteran la convivencia. La influencia negativa del ambiente puede convertirse en otro signo de alerta.

Al igual que los objetivos, el tiempo invertido en ocio y los hobbies de cada uno son claves en la pareja. A pesar de respetarse los gustos dispares, las parejas deben mantener hobbies comunes, formas en las que pasar el tiempo libre que sean practicadas por los dos y con las que puedan mantener y reforzar el enlace emocional común. La pérdida de tiempo de ocio juntos o de hobbies compartidos puede ser otro importante signo de alerta.

La insatisfacción sexual es un elemento clave en las rupturas. La rutina, la habituación y la falta de innovación y motivación pueden llevar al rechazo y a la infidelidad. El desengaño sexual es otro signo de alerta.

Si se detectan muchos de estos signos en una relación de pareja es importante intentar hablar entre los miembros de la pareja para dilucidar qué puntos pueden ser modificados por cada uno y para el bien común. La consulta con un experto en psicología de la Salud en las parejas es la mejor opción cuando la pareja se encuentra estancada y la relación se vuelve confusa. Un psicólogo especialista proporciona las herramientas adecuadas para mejorar la relación o llegar a conclusiones objetivas sin caer en conflictos innecesarios.

Quant a l'autor

Psicologia Lleida administrator